© http://silviacoppulo.com!

Mitjans

Sílvia Cóppulo / Mitjans (Page 7)

Barcelona, pon los ‘pakis’ guapos

Brindándome una rosa roja de tallo largo, con una sonrisa abierta de ojos achinados, Pasqual Maragall entraba ligero en el edificio de la radio. Buscaba mi comprensión por llegar tarde --una vez más-- a nuestra entrevista. El edil acababa de inaugurar el modelo de parada de las floristerías de la Rambla. Años 90, los tiempos de “Barcelona, posa’t guapa”. Me viene a la memoria ese instante cálido, cuando observo las tiendas de los “pakis” que proliferan por doquier, y ya han llegado a la práctica totalidad de los barrios de la ciudad, incluidos los pudientes, como Sarrià‑Sant Gervasi. Si tu móvil se ha “ahogado” en la bañera y no funciona, un paki te lo arreglará. Si te lo han robado en el autobús y ya es la segunda vez, les puedes comprar uno de segunda mano. Que te has quedado sin aceite o te falta sal, vete a una tienda paki, y listo. Los pakis se dedican mayoritariamente a la tecnología y la telefonía, el envío de dinero a los compatriotas y, especialmente, regentan pequeños colmados de alimentación. Para la mayoría de nosotros, todo son ventajas: parece que abran a todas horas, en sus estantes encuentras todo lo imprescindible, hablan poco y atienden secamente, pero con eficacia. Habitualmente, dos hombres compatriotas, a veces tres, trabajan en el local. En las inspecciones, se acredita que uno tiene un contrato de trabajo; el otro “ha aparecido un momento a echarle una mano”. Prácticamente no hay mujeres. El dueño nunca está. Desde 2017 hasta diciembre de 2021, según fuentes del Ayuntamiento de Barcelona, se han otorgado casi 900 nuevas licencias de obertura a “establecimientos de venta personalizada y de autoservicio” --según su terminología-- que mayoritariamente estarían regentados por propietarios originarios de Pakistán. Pero más allá de que cumplan o no con la legislación de la Generalitat en lo que a horarios se refiere, o que rotulen en catalán (?) cuando apenas balbucean el castellano para entender que buscas un paquete de arroz y no de sal, estaremos de acuerdo en que los colmados pakis parecen almacenes que sobreviven al desorden: pasillos angostos, estantes repletos donde el detergente es vecino de la leche, la limpieza escasea y la estética resulta desconocida. Y es que la imagen de los pakis en Barcelona es pobre, casi cutre. Quieres entrar rápido, comprar lo que te falta y salir deprisa. Nada que ver con una feliz experiencia sensorial de compra. "Se trata de un negocio privado y no podemos decirles qué diseño debe tener su interior....

Toni Espinal: “La nostra missió és fer felices les persones més vulnerables”

Aquest psicòleg que un dia va ser hippy, quan va deixar de treballar i viure a la botiga de casa, va començar a treballar a Ampans. D'això fa 34 anys. Ara és el seu projecte de vida. Tenen tota mena d'activitats: fan formatges, elaboren vins, cuiden un garden, gestionen deixalleries, restaurants, etc. Més de 1.000 persones hi treballen. "Cal transformar la societat perquè hi capiguem tots", diu. "Hem d'anar endavant i anar-hi junts." Podcast publicat el dia 26/01/2022 a El Divan amb Sílvia Cóppulo, a Catalunya Ràdio....

L’abús sexual en primera persona: “Sempre m’agradaran els nens”

En Josep acaba de sortir de la presó, condemnat per pederàstia. Com enredava les criatures? Serà capaç de no tornar a abusar-ne? Els anys de silenci a la Maria li pesen molt. La mare ho sabia i ho consentia. Un divan humà que pot permetre a moltes persones identificar-s'hi i sortir-ne. Podcast publicat el dia 19/01/2022 a El Divan amb Sílvia Cóppulo, a Catalunya Ràdio...

El ‘susto’ es verosímil

El 'susto' del excomisario José Manuel Villarejo no es que sea verdad o mentira, es que resulta verosímil. Se trataba, dice, ante la Audiencia Nacional de crear un comando “ficticio” para asustar a Catalunya dos meses antes del referéndum del 1-O; pero al exjefe del CNI, Félix Sanz Roldán, se le fue de las manos. El resultado, 16 personas muertas y centenares de víctimas en los atentados de Barcelona y Cambrils. Quien fue un agente encubierto de Interior se identifica con las cloacas del Estado, pero ¿cómo se puede no otorgarle ninguna credibilidad, añadiendo que las insinuaciones no tienen base alguna, como afirma, enfadada, la delegada del Gobierno en Catalunya, Teresa Cunillera? ¿Le corresponde a ella emitir ese juicio? Quien en ese momento era el conseller de Interior, Joaquim Forn, pide a la fiscalía que intervenga. Y añade que si la fiscalía creyó que su deber era actuar porque el president Quim Torra descolgó tarde una pancarta colgada en el edificio de la Generalitat, que pedía la libertad para los presos, ¿cómo va a inhibirse ahora, frente a lo peor que hemos vivido recientemente? ¿Por qué son verosímiles las declaraciones de Villarejo? Porque aún resuena en nuestra cabeza aquello de “la fiscalía te lo afina” del ministro de Interior Fernández Díaz, para destruir la carrera de los políticos independentistas. Porque la policía española golpeó sin freno a los votantes del 1-O. Porque las sentencias fueron un escarmiento. Porque el juez Llarena sigue en su sino contra la justicia europea para detener a Puigdemont… y, en concreto, porque las dudas sobre la figura más controvertida de los atentados, Abdelbaki es-Satty, el imán de Ripoll, se mantienen. ¿Cómo pudo organizar los atentados si los cuerpos policiales le tenían controlado? Los miembros del CNI que admiten que le visitaron cuando estaba encarcelado en Castellón por tráfico de drogas, ¿le habían pedido que entrara en su red de informadores? Que comparezca el presidente del Gobierno, que se apruebe la comisión de investigación en el Congreso de los Diputados. Que se sepa la verdad y, señores políticos, por favor, absténganse esta vez de tirarse nuestros muertos a la cara. Article publicat a El Periódico el dia 13/01/2022...

Barcelona y la alegría

El candidato o candidata que sólidamente devuelva la alegría a Barcelona ganará las elecciones. La ciudad ha empeorado en el último año, manifiestan dos de cada tres personas en el reciente barómetro municipal. La actual alcaldesa, Ada Colau, obtiene su peor valoración, tanto personal como al frente de su gestión, incluso entre los suyos. Aunque, ciertamente, los datos arrojan que su grupo, Barcelona en Comú, podría ganar las próximas elecciones, algunos ven en esas cifras el efecto Yolanda Díaz, a la cual, en los días de la recogida de datos, la edil barcelonesa se abrazaba por doquier. Inseguridad rima con suciedad, los dos grandes problemas que la población espontáneamente destaca. Una Barcelona gris, dónde cuesta desplazarse, una localidad que parece querer ser una suma de barrios, alejada del espíritu de gran capital, que hasta hace muy poco fuera el orgullo de todos. ¿Acaso las desigualdades sociales y personales han ido a menos o justo lo contrario? ¿Dónde quedan la alegría social y personal, la alegría económica, el mirar hacia adelante con optimismo y solidez, el entrelazar tradición con innovación y modernidad?  La gestión de Colau, consigue aunar en su contra sensibilidades tan distintas como las que apoyan la creación del Museo Hermitage, la ampliación del aeropuerto del Prat o las que se preguntan, estupefactas, cómo se va a resolver la circulación, una vez la Vía Laietana se restrinja al tráfico privado. La mayoría de los votantes no van en patinete. Por otra parte, ¿puede al frente d’ERC Ernest Maragall --que ganó las últimas elecciones y perdió la alcaldía-- ser el próximo alcalde de Barcelona? Francamente, es difícil, aun con el empuje mantenido de su partido. Maragall tiene el apellido, el de la Barcelona olímpica, la que se puso guapa y el mundo aplaudió, pero es el hombre que se traga el sapo de su deseada oposición, obligado a facilitar la vida y los presupuestos a Colau por los acuerdos de Pere Aragonés con los comunes, o los de Gabriel Rufián con Pedro Sánchez. Maragall es el único líder político municipal al que la población aprueba, pero los acuerdos de su actual partido le suponen un lastre: escaso margen le queda para diferenciarse. Dejamos de lado a Elsa Artadi, por JuntsxCat, que lejos estaba y está de las posiciones de liderazgo, aunque sus apoyos en función de la evolución de los pactos aquí y allá puedan ser relevantes. Realmente por lo que uno se pregunta es por la posición del PSC en el Ayuntamiento de Barcelona. Una vez que Salvador Illa consiguiera obtener el mejor resultado en las elecciones en el Parlament...

Test de antígenos: ¿dónde está el Gobierno?

Como si se tratara de un mercado de estraperlo, la farmacéutica me ofrece en una bolsita de plástico abierta de su propio establecimiento un conjunto de 10 hisopos -los palitos que se meten en la nariz-, las placas correspondientes y una botellita de reactivo. Lo ha organizado ella misma. “Es lo único que he podido encontrar. Son de uso profesional. ¿Cuántos sois de familia?” La ministra de Sanidad, Carolina Darias, afirma justo antes de Navidad, que, “desde la calma y con la máxima anticipación”, la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) emite autorizaciones temporales a los productores de tests de antígenos para solventar la escasez. Los tests deben llevar el marcaje de la UE. Las Comunidades Autónomas, véase Catalunya, no tienen competencias, lo cual, a mi entender, no significa que se deba quedar de brazos cruzados. Pero lo cierto es que muchos fabricantes autóctonos no han podido satisfacer en tiempo y forma la certificación; de manera que los tests que compramos en la farmacia se han fabricado en ¡China! ¿Que a cuánto me los han vendido? Pues soy afortunada, porque si hace unas semanas los adquirí a 4€, hoy solo me han costado 7€. Se llegan a vender a 12€. “Los compramos a quien podemos, al precio que nos piden”, me dirá otra farmacéutica, agobiada, durante mi peregrinaje en busca de tests. Me pregunto: ¿Dónde está el Gobierno, el español? ¿De verdad que el Govern, el catalán, no puede hacer nada de nada? Los fabricantes aseguran que, en otros países, como Francia y Alemania, las autoridades han facilitado los criterios restrictivos. Además, lo tests se pueden comprar en supermercados por unos 3€, o bien se reparten gratuitamente, como en Gran Bretaña. Ya sabemos que muchos tests de antígenos dan falsos negativos cuando no se tienen síntomas, y debieran de repetirse a las 48 horas, pero no podemos continuar sumidos en la más absoluta soledad. Estamos agotados. Necesitamos tranquilidad y mucho afecto. Señores y señoras que dirigen la sanidad española y catalana, pónganse las pilas y feliz año. Article publicat a El Periódico el dia 30/12/2021 ...

Clara Lapiedra: “A través de la meva feina, soc qui vull ser”

Emprenedora incansable, se sent afortunada havent creat Aula Magna, l'escola de negocis 100% especialitzada en dones. Es proposa reduir l'escletxa salarial entre gèneres, lluita per la igualtat i creu fermament que en les dones hi ha la solució. Addicta a la feina i a la família, assegura que la felicitat és anar a dormir amb la consciència tranquil·la. La seva àvia li va ensenyar a fer la "tutu": una reunió al final del dia on cadascú de la família explica què ha viscut. L'arma més important per canviar el món és l'educació. Podcast publicat el dia 22/12/2021 a El Divan amb Sílvia Cóppulo, a Catalunya Ràdio...

La felicidad, la mujer y la fatiga digital

Que el teletrabajo no es una panacea lo hemos ido descubriendo a lo largo de estos años de pandemia, especialmente para las mujeres, que ven cómo la sobreconexión digital perjudica a su salud. Casi tres de cada cuatro mujeres (71,4%) manifiestan sentirse estresadas frente a un 58,1% de hombres. La fatiga digital también agota más a las féminas (60,7%) que a los varones (46,3%), aunque todos y todas saben de sobras que la sobreconectividad digital no tiene nada de bueno. Son datos que arroja el último estudio que hemos realizado con Erola Palau en la UPF-BSM, a partir de una muestra paritaria de 608 personas de 95 empresas de Catalunya: “La sobreconexión digital en la empresa afecta especialmente a la salud de las mujeres”. En el ámbito emocional, mujeres y hombres mantienen posicionamientos antagónicos. Las teletrabajadoras afirman mayoritariamente que tantas horas de pantallas las hace sentirse solas. Los hombres se inclinan por lo contrario. Además, desde todos los puestos de las empresas, es sabido que una mayor disponibilidad de conexión no genera mayor productividad, sino que teletrabajar todos los días acaba por mermar el sentimiento de equipo, la creatividad y la adhesión a la empresa. Por ello, grandes corporaciones como Google intentan repetidamente volver a la presencialidad en edificios y estancias luminosas, de manera que ir a la oficina se transforme en una experiencia agradable que proporcione bienestar. Aprender a gestionar los tiempos Ante la nueva ola que genera la variante ómicron, sugerimos a las empresas dar un paso más en la simple recomendación de quedarse en casa para teletrabajar. Gestionar los tiempos es esencial: un tiempo para el trabajo, un tiempo para la vida personal y un tiempo para el descanso. Evaluación por objetivos. Conciliación y corresponsabilidad familiar para todos y todas. Comunicación más fluida y empática desde la dirección. Formación respecto al riesgo de conductas adictivas a la red y hasta configurar respuestas automáticas para que mails y whatsapps digan que, a algunas horas, para ser felices, necesitamos descansar. Article publicat a El Periódico el dia 16/12/2021...

Dr. Boi Ruiz: “Viure és una gran oportunitat”

Va ser sindicalista de la UGT, fill de la Julia García i de l'Antonio Pérez (nom fals), membre d'Izquierda Republicana, condemnat a mort pel franquisme. Ve d'una família de camperols i de membres d'una petita indústria. A casa, tenien una llibreria. Ser metge és ser un servidor, diu. Exconseller de Salut, està orgullós d'haver sostingut el sistema i la universalitat en una època de greu crisi econòmica. És director del Màster de Gestió Sanitària de la UIC i hi dirigeix l'Institut Universitari de Pacients. Li agrada el silenci i els programes de ràdio de nit. Podcast publicat el dia 15/12/2021 a El Divan amb Sílvia Cóppulo, a Catalunya Ràdio...