© http://silviacoppulo.com!

Mitjans

Sílvia Cóppulo / Mitjans (Page 9)

La tercera dosis se acerca

El doctor Oriol Mitjà, especializado en enfermedades infeccionas, viene a 'El divan' en Catalunya Ràdio y habla claro: "la vacuna contra el covid-19 debería ser obligatoria. El bien común está por encima del individual. Los políticos son lentos en tomar decisiones; no saben aceptar bien la ciencia. Son monstruos que se alimentan de la burocracia. No decidir que el pasaporte covid sea obligatorio genera el mal de la inacción. Las vacunas, cuantas más mejor; actúan como un recordatorio para nuestro sistema inmunológico. Y la tercera dosis es necesaria. Es como repetir una lección que no se ha aprendido bien. La necesitan las personas más vulnerables y también las de 60 a 69 años, que recibieron una vacuna menos potente, la Astra Zeneca". Mitjà vuelve a Papúa Nueva Guinea, después de este tiempo estresante de pandemia. Cree que este año el covid se “griparizará”, pero nos continuaremos infectando. Cierto. La velocidad de propagación del covid ha vuelto a subir en Catalunya. El repunte no se traduce en ingresos y la mortalidad también es menor, aunque el alcance de este aumento de contagios se verá en las próximas semanas. Así, pues, ¿habrá que administrar esa tercera dosis? ¿Cuándo? ¿A quién? Acudo a mi médico de cabecera, el doctor Antoni Sisó, presidente de la CAMFIC (Médicos de familia) y miembro del comité científico asesor de la Generalitat. Tomo nota: "el virus continúa existiendo con capacidad mutógena. La Agencia de Salud Pública Británica ha detectado una nueva variante, la Delta Plus, más contagiosa. Tarde o temprano, habrá que administrar esa tercera dosis a todo el mundo. En primer lugar, a las personas más vulnerables y enfermas. Después, a las mayores de 70 años, concomitantemente con la vacuna de la gripe. Finalmente, a todos. No hay que tener miedo a una tercera dosis, aplicada seis meses después de la segunda. En Israel ya lo están haciendo. Y la Astra Zeneca -afina Sisó- si bien podía ser menos protectora, tarda más que la Pfizer en perder capacidad inmunitaria". Hoy quiero compartir con ustedes las palabras de los que nos cuidan, para que continuemos cuidándonos. Article publicat a El Periódico el dia 21/10/2021...

Oriol Mitjà: “Pateixo molt”

Parla amb la veu alta i clara. "Els polítics i l'administració són lents en situacions d'emergència. Són un monstre que s'alimenta de molta burocràcia. Saben molt bé com imposar procediments, però no saben acceptar bé la ciència. No saben acceptar la ciència i tenen por de prendre decisions." Recomana una tercera dosi de la vacuna contra la Covid-19 i que vacunar-se sigui obligatori. Compromès fent ciència per transformar el món, ara torna a Papua Nova Guinea. Però abans obre el seu cor: "Tinc angoixa anticipatòria, curtcircuits emocionals, i pateixo molt." Podcast publicat el dia 20/10/2021 a El Divan amb Sílvia Cóppulo, a Catalunya Ràdio...

Andreu Claret

Andreu Claret: “Soc fill de l’exili i em va marcar molt”

"Donar veu al president Companys ha estat el repte més difícil de la novel·la" ("1939, la caiguda de Barcelona"). "Trobava que el periodisme no em permetia expressar sentiments. La narrativa sí que m'ho permet", diu Andreu Claret. A "El divan", Negrín, Companys i Tarradellas conviuen amb l'Agnieska i en Manel en una ficció històrica escrita amb sensibilitat i rigor. "Figueres va ser la Gernika catalana", afegeix l'escriptor, detingut durant el franquisme per cantar cançons republicanes. Podcast publicat el dia 13/10/2021 a El Divan amb Sílvia Cóppulo, a Catalunya Ràdio...

Pascual Ortuño: “No s’ha de donar l’herència en vida als fills”

Pascual Ortuño és magistrat. Va ser comunista per lluitar contra el franquisme. Mentre estudiava Dret, venia bíblies i cantava en un grup musical. És crític amb la Justícia, massa judicialitzada, perquè el sistema és autoritari. Els jutges no resolen els conflictes: s'ha d'anar a la mediació. Tot es pot resoldre parlant. El seu millor patrimoni, els amics. Podcast publicat el dia 6/10/2021 a El Divan amb Sílvia Cóppulo, a Catalunya Ràdio...

Profesora, ¿puedo escribir en catalán?

Desde hace años doy clases en la universidad. Enseño liderazgo, comunicación corporativa e interpersonal y televisión y radio. En varios niveles académicos –del grado a distintos másteres–, en dos universidades públicas y una privada. Solo en una de las públicas, el idioma de las clases es el catalán; en el resto, la lengua vehicular es el castellano por decisión del equipo rector. Eso sí, el Plan Docente lo preparamos en catalán, castellano e inglés, para que los estudiantes le den a la pestañita de la web que más les apetezca. Creo que en Catalunya puede haber docencia también en castellano, pero no a costa de ir arrinconando el catalán, de manera lenta pero inexorable, hasta conseguir que aparezca como una excepción, algo que llega del pasado, casi una rémora. Celebro, por otra parte, que la oferta docente en inglés crezca. Pero, cuando hace pocos días una estudiante me pidió permiso para redactar una noticia en catalán y leerla ante el micrófono del locutorio de la facultad, me pregunté cómo hemos llegado hasta aquí, “normalizando”, distraídos, que el castellano lo cope todo. Es bonito el artículo del Estatuto de Autonomía que asegura que el profesorado tiene el derecho a expresarse oralmente y por escrito en la lengua cooficial que elija. ¡Y qué me dicen de la ley que garantiza que la lengua vehicular en la universidad es el catalán! Es nuestro deber y nuestro derecho encontrar el punto de equilibrio entre estar abiertos al mundo y blindar el catalán. No es ajeno a esta situación que el Gobierno constituya el proyecto 'El español, valle de la lengua', o que anuncie una inversión de 1.600 millones para el sector audiovisual, sin fijar porcentajes para las lenguas distintas del castellano. Sabemos que es esencial la producción audiovisual y la educación para promover el uso y el prestigio de los idiomas.Repetimos, como si de un mantra se tratara, que las lenguas son fuente de riqueza cultural y forman parte de la identidad de los pueblos. Pues coloquemos ahí nuestros esfuerzos redoblados. En la universidad, los videojuegos y el cine. Article publicat a El Periódico el dia 6/10/2021 ...

Joan Guàrdia: “Viure és un exercici de tolerància”

Cada vegada se sent més lliure, corre i creu de veres que tot el que ha estudiat li serveix per ser més feliç. Mira a Sílvia Cóppulo i pregunta: qui de nosaltres no vesteix mai la disfressa de pallasso i fa que riu mentre plora? Podcast publicat el dia 29/09/2021 a El Divan amb Sílvia Cóppulo, a Catalunya Ràdio...

Todo ‘online’ y la empresa está perdida

La reunión ha sido un éxito. Aparentemente. El 'staff' directivo ha compartido 'online' el Plan de Empresa con la plantilla a través de un Power Point. Uno a uno, los directivos han mostrado organigramas, gráficos, flechas y cifras con movimientos deslizantes. Este año remontaremos. Los trabajadores ven su propia cara en un recuadrito del ordenador. Es obligatorio conectar la cámara y les cierran el micrófono; están acostumbrados. Los jefes se han dado la palabra unos a otros, eficientes. Dos horas de reunión unidireccional. La transmisión de la información ha sido un éxito. Pero la comunicación interpersonal vía digital es fría, lejana. Cuando McLuhan anunció que “el medio es el mensaje” no imaginaba que una pandemia nos obligaría a teletrabajar, y a sentirnos afortunados con esa solución de urgencia para mantener empresas, centros de formación y lugares de trabajo. Pero que todo aquello que necesitamos para avanzar y desplegar nuestro sentido de creatividad y de pertenencia a las compañías se vería afectado. El 'online' es el mensaje. ¡Que vuelvan a la oficina! Esa es la máxima de grandes corporaciones como Google o Facebook. La actual situación epidemiológica les ha obligado a retrasar la obligatoriedad de volver a los centros de trabajo hasta enero de 2022. Mientras tanto, en Nueva York y Londres amplían oficinas. ¿Por qué las empresas tecnológicas, que gozan de una conexión digital técnica total con sus empleados, priorizan la presencialidad? Los estudios que hemos realizado en el Observatorio de la Empresa de la UPF-BSM concluyen que la mayoría de los trabajadores en Catalunya siente fatiga digital y estrés. No desconectan de los dispositivos electrónicos en sus horas de descanso, sabiendo que están en su derecho laboral y es perjudicial para la salud. Y, económicamente, teletrabajar todos los días no comporta una mayor productividad. La conectividad 'online' complementa pero no sustituye la calidad y la visión colectiva que la relación humana genera. La sobreconexión digital conduce a la desconexión emocional y, si los trabajadores dejan de implicarse, la empresa está perdida. Article publicat a El Periódico el dia 24/o9/2021...

Jordi Cabré: “M’agrada fer ballar a qui estimo”

L'escriptor Jordi Cabré balla a "El divan", de Sílvia Cóppulo, amb els personatges de la seva novel·la "Sense fi". El cinema es confon amb la vida, i la protagonista, Eva Amat, cau desmaiada. Li agrada escriure històries, a Jordi Cabré, però encara més perdre's en un bosc i transformar-lo en un jardí bonic. Viu la vida amb intensitat. "Et faré pensar i et faré sentir", diu amb un somriure i els ulls vius. Podcast publicat el dia 22/09/2021 a El Divan amb Sílvia Cóppulo, a Catalunya Ràdio...

Si quieres compartir la vida, vacúnate

Acabo de salir del hospital. Aunque mantiene algo de carga vírica, su doctora ha permitido que, por primera vez, lo visitáramos enfundados en esa escafandra de protección. Lo ha visto mal, le augura poca vida. Pero como esta ciencia es muy inexacta; con tanto ahínco como dulzura, le he empujado a no ceder. “Mañana vuelvo. Eres un campeón. Ya sé que cuesta, pero deberías intentar comer un poquito. Con paciencia, pronto volverás a casa, ya verás. ¡Va, que tú puedes!”. Un leve gesto en el aire con la mano derecha me ha dado a entender que lo intentaría. Ojalá que sus órganos no le fallen. ¡Es tan mayor y lo he visto tan frágil! No quiso vacunarse y no le convencimos. Hoy me pregunto si fui demasiado condescendiente respetando su decisión. Quise creerme que prácticamente no salían y que el riesgo era poco menos que inexistente. Nunca explicó claramente los motivos, se sabía dueño de su posición. Era un no, y no se hable más. Cierto es que la vacuna de la gripe le ocasionaba muchos días de malestar, pero, supongo que creía que la vacuna contra el COVID le haría enfermar, quizá gravemente. Tenía miedo. Si ahora estaba bien, solo se trataba de continuar igual. ¡Qué gran error! ¿Se habría contagiado si hubiera estado vacunado? En caso afirmativo, ¿cómo habría evolucionado? Los supuestos no tienen respuestas. La realidad, sí, y es muy tozuda. Está ingresado y mal. No se trata de obligar a vacunarse contra el covid. Lo que a mi entender debiera ser obligatorio es el pasaporte covid. ¿Dónde? En todo el mundo. Como una verdad incuestionable. Las cifras son rotundas: la mayoría de las personas que mueren por covid no estaban vacunadas. Este verano he viajado. Para acceder a museos, hoteles, restaurantes y hasta tugurios de jazz en directo en París, había que mostrar la pauta completa de vacunación. El QR anclado en lo alto de los chats del wats. Solo así podemos minimizar las probabilidades de contagio cuando salimos a pasarlo bien. Sin ceder. Hay que tenerlo claro: si quieres compartir la vida, vacúnate. ¡Por quien más quieras! Article publicat a El Periódico el dia 12/o9/2021...