© http://silviacoppulo.com!

Blog

Sílvia Cóppulo / Mitjans  / Premsa  / El Periódico  / Suicidio: de Werther a Papageno

Suicidio: de Werther a Papageno

En toda España hay más muertes por suicidio que por accidentes de tráfico. El suicidio es la primera causa de muerte de jóvenes de 15 a 29 años, solo superada por los tumores malignos. Las hospitalizaciones por autolesiones entre adolescentes aumentan vertiginosamente. Los primeros episodios depresivos pueden surgir a los 8 o 9 años, a los cuáles se añade el riesgo de suicidio. Son niños inestables emocionalmente, que quieren desaparecer para siempre, porque así también desaparecerá su dolor. Y es que la pandemia por coronavirus ha afectado a la salud mental de toda la población, especialmente de la más joven. Según datos de la OMS, cada año 800.000 personas se quitan la vida en todo el mundo.

 

061 y 024

El Departament de Salut de Catalunya ha puesto en marcha un servicio de atención telefónica, a través del 061, para personas con conducta o ideación suicida, sus familiares y personas allegadas. Atiende 24 horas al día, 365 días al año. El servicio está formado por profesionales de psicología, psiquiatría y enfermería. También el Ministerio de Sanidad dispone del teléfono 024 de atención a la conducta suicida.

 

El suicidio en los medios

El suicidio continúa siendo un tabú y crea estigma. Muchos medios de comunicación aplican un silencio informativo ante los suicidios, porque creen que su difusión genera el ‘efecto Werther’ o de imitación. El fenómeno debe su nombre a la novela ‘Las penas del joven Werther’, de Goethe. El protagonista (Werther) acaba con su propia vida, tras años de estar enamorado de una mujer casada que no le corresponde. Después de la publicación de la novela, se observó que muchos jóvenes se suicidaron de forma parecida a Werther.

Pero, actualmente, las autoridades sanitarias apuestan por el ‘efecto Papageno’ o de prevención. El nombre proviene del personaje de ‘La flauta mágica’, de Mozart, quien decide no suicidarse después que unos espíritus infantiles le muestren diferentes alternativas para superar su situación.

Dicho de otra manera, se trata de un reto y una responsabilidad que los medios informen sobre el suicidio. Es la apuesta de la OMS, quien además nos ofrece varias recomendaciones; entre las cuáles, no tratar la muerte de forma sensacionalista, no concretar el método ni el lugar (porque se imitan), ser prudentes con las imágenes, sin glorificar a la persona suicidada ni culpabilizarla, pero tampoco presentando el suicidio como algo ‘normal’ o una solución a los problemas. Contrariamente, hay que resaltar las alternativas al suicidio y explicar cómo pedir ayuda, aportando información sobre factores protectores y señales de alarma, transmitiendo la posible asociación entre conducta suicida y trastornos mentales, para los cuales hay tratamiento. Se debe ofrecer un mensaje de solidaridad a los supervivientes, con especial cautela cuando se informe de personas famosas, y siempre tratando el contenido informativo con sensibilidad. Siguiendo a Papageno, la persona que está en riesgo recibe compasión y empatía. Y eso salva vidas.

Article publicat a El Periódico el dia 13/08/2022.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.